Carlos Solchaga durante su intervención