Trinidad Jiménez y Felipe González accediendo a la sala de conferencias